Una de las herramientas más prácticas para comunicar cualquier clase de ideas, temáticas y conceptos que requieran de soporte visual, es la pizarra con caballete (también denominados tableros filpchart) Su popularidad se debe, en parte, al poco espacio que ocupa y a su impresionante versatilidad en muchos ámbitos de la vida.

Básicamente es una lámina (fabricada de material de metal, melanina, entre otros) con un marco de plástico, de perfilería metálica o de aluminio. Dicho tablero está recubierto en su superficie con acero lacado o vitrificado y contiene propiedades magnéticas.

Por otro lado, se encuentra sostenido por un trípode para darle estabilidad y la pata trasera se pliega fácilmente para ganar espacio. En ella podemos escribir letras, números y símbolos con rotuladores. Dibujar, plasmar diagramas o gráficos y usar rotafolios.

Aparte es válido usar imanes con diversas formas dado sus propiedades magnéticas. Son de un tamaño aproximado de 600 x 850 mm, pero pueden ser más grandes o más pequeñas.

Comprar pizarra con caballete

Última actualización el 2020-09-19

Usos de la pizarra caballete

Afortunadamente, si estás pensando en comprar una pizarra caballete para un solo propósito en concreto ¡Ni te imaginas la cantidad de usos adicionales que podrás darle!

Sea en el trabajo, en la escuela o para organizar mejor tus actividades diarias, cuentas con infinidad de opciones a tu disposición. Mira la gran utilidad que tiene:

Para empresas

  • Reuniones: exponer una novedosa propuesta, discutir una estrategia de venta y mostrar comparativas es súper sencillo con las pizarras de caballete magnéticas. Es poco frecuente ver una reunión empresarial sin un pizarrón como respaldo.
  • Capacitación de personal: impartir nuevos conocimientos o parámetros al personal puede ser intimidante para los que están al mando. Sin embargo, las pizarras con caballete son bastante fáciles de manipular para quienes buscan estrategias didácticas. Mediante ilustraciones con rotafolios, secuencia de imágenes magnéticas, escritos o gráficos captaran los puntos a tratar con mayor velocidad.
  • Organización de trabajo: en ocasiones los empleados requieren de recursos para poder organizarse mejor y esquematizar o dividir por etapas sus tareas. Igualmente, los trabajos de tipo científicos, de diseño, informáticos y similares hacen más que necesario el poder tomar apuntes y notas breves. Así que si velas por el buen rendimiento de tus trabajadores una pizarra puede ser un buen aliciente para mejorar su efectividad.

Para salones de clases

  • Revelar mapas mentales, conceptuales u organigramas: usando imágenes o escritos imantados es fácil la creación de mapas mentales, conceptuales u organigramas para pasar de un punto a otro en una temática, tú decides si hacerlo con rotuladores o imanes
  • Mostrar modelos anatómicos del cuerpo humano o de los animales: tras un una sesión con rotafolios conocerán en pocos pasos la estructura del cuerpo humano, animal o alguna región especial del cuerpo
  • Apoyo en exposiciones guiadas: tus alumnos pueden sentir la confianza de exponer a toda la clase con el refuerzo del material escrito en la pizarra trípode

Para el mejoramiento personal y el hogar

¿Trabajas por cuenta propia? siendo así este pizarrón te permitirá poner en orden de prioridad tus pedidos y trabajos. Igualmente con una lista de metas es más fácil llegar a nuestro objetivo en familia o individualmente, los pizarrones magnéticos se convertirán en el lienzo de tus propósitos.

Ventajas de la pizarra con caballete

Actualmente, existen infinidad de herramientas visuales para cada gusto. Desde los más básicos pizarrones murales, hasta las más tecnológicas diapositivas o paneles digitales interactivos.

Sin embargo, las múltiples ventajas que tienen las pizarras de trípode las vuelven dignas de mención:

  • No necesitan instalación: con tan solo abrir el trípode y posicionarlo en un lugar plano, la pizarra caballete quedará suficientemente estable sin moverse de lugar, contrastantemente con otro tipo de pizarras que requieren empotrado o sostenerse de las paredes mediante ganchos esta no amerita instalación de ningún tipo.
  • Resultan livianas: dado su estructura de aluminio o metales ligeros, no son complicadas de cargar, con poco esfuerzo cualquier persona podrá manejarla de un lado a otro.
  • Pueden usarse rotuladores, rotafolios o imágenes: junto con la escritura y el dibujo a mano alzada, los pizarrones de esta clase permiten el uso de rotuladores de colores para denotar distintas ideas, de igual modo, las imágenes, letras y números magnéticos son un beneficio adicional que puede utilizarse, otro valioso recurso son los block de papel que se colocan por medio de ganchos.
  • Son fáciles de almacenar y transportar: si quieres ubicar el pizarrón cerca de tu público o guárdalo después de su uso no tendrás inconveniente alguno, dado que son sumamente livianos el transporte es sencillo incluso a zonas distantes y tras plegarlo se puede almacenar en espacios reducidos de forma horizontal.

Criterios para elegir una pizarra caballete

Sin dejarte llevar únicamente por su precio o su primera imagen, es apropiado que tomes en cuenta una serie de características para la escogencia de la pizarra ideal.

Nadie quiere adquirir un producto con una vida útil muy corta o que se rompa ante el menor golpe. Por esa razón, nota previamente estos aspectos:

  • Calidad de los materiales y durabilidad: aunque los de soporte plástico resultan más asequibles, no suelen ser tan duraderos, debido a que su estructura es más endeble, no resisten nada bien los golpes, por el contrario los de estructura metálica de aluminio son más durables, estables y la terminación es notablemente de alta gama, los marcos de perfilería metálica y las superficies vitrificadas o lacadas son más resistentes al desgaste que las de fibra de madera, melanina o materiales estratificados.
  • Diseño: los modelos son muy variados dependiendo de su funcionalidad, algunos son más simples, otros más elegantes y complejos, los mecanismos de nivelación y regulación de altura, el sistema de soporte para los blocks de papel y las propiedades magnéticas son algunos de los factores a los que se les da más relevancia.
  • Tamaño: piensa bien en el sitio donde lo desees colocar, puesto que la idea es que no resulte estorboso, ni tampoco que se pierda en un gran espacio, los modelos con un tamaño promedio de 600 x 850 mm son los que más gustan, sobre todo toma en cuenta la amplitud del tablero.
Cerrar menú